<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d29423935\x26blogName\x3dLos+paraisos+artificiales\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://losparaisosartificiales.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losparaisosartificiales.blogspot.com/\x26vt\x3d-5714309486976387706', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Sensaciones

La sensacion agridulce de una noche de pasion y quemazones me envuelve en un estado de frenesí enloquecedor cuyas repercusiones inminentes son las de siempre.Ahogarme en wisky...
Mi cabeza no para de girar y mi corazon no para de quejarse pidiendo otro vaso. Los ojos se me van cerrando lentamente mientras saboreo. Son las 11:25 A.M.

Me pongo los primeros pantalones q encuentro,y salgo a la calle en busca de La Colombiana. La gente pasa a mi alrededor pero mi estado de introspección es tal que no siento nada. Cuando llego a la esquina entre la Corredera Baja y la calle del Pez creo verla, calza zapatos de tacón rojos,sus piernas son blancas y estilizadas, su pecho, y mi corazón se mueven al compás de sus pasos, por desgracia, el suyo, su corazón, se mueve al compás del dinero. Estoy enamorado de una Puta.
La Colombiana no era una puta como las demás,ella lo era porque quería porque le gustaba ganar el dinero así, porque le gustaba ver la debilidad de los hombres en su cama dispuestos a pagar lo que fuera por un polvo. Al llegar junto a ella le agarro de la cintura y le explico que no puedo más, que me muero por ella, que abandone ese mundo y que empiece una nueva vida a mi lado. Su respuesta, esclarecedora.Tienes algo de coca?
A una rubia de 1.70, nacida en Toulouse no le llaman La Colombiana por capricho.Vivia en un continuo estado de ansiedad,enganchada a la cocaina,los somniferos y los tranquilizantes.Quizá por eso era tan magnetica,siempre descontrolada,sin horarios,reglas ni compromisos.

Esa misma noche, Juliette, moría en mi cama.Yo la maté...
« Home

9:35 a. m.

bienvenido al mundo 'bloggero'! me encanta, inquietante...
un besito, barbudo!  



11:44 a. m.

...q decirte, q con retraso xo lo he leído. T dejo una frase d esas q t molan, ehhhh xoxo:
Esa necesidad de olvidar su yo en la carne extraña, es lo que el hombre llama noblemente necesidad de amar.  



9:04 a. m.

bueno nene despues de tu indirecta..te escribo ya jaja!
ya te dije q me gusto mucho como escribes y a ver si te viene la inspiracion otra vez eh jeje!
lo dixo q eres lo mejor mongui y k te kero un monton..muakkk!!!silvy  



» Publicar un comentario