<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d29423935\x26blogName\x3dLos+paraisos+artificiales\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://losparaisosartificiales.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losparaisosartificiales.blogspot.com/\x26vt\x3d-5714309486976387706', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

De Ramiros y Bares de moda

La concupiscencia del ser...

Con- del latín plenamente.
Cupere- desear.
Concupiscentia, deseo, ambición.

La insubordinación de los deseos a la razón; la inclinación de la naturaleza humana hacia el pecado, causa del pecado original.
Se refiere también al movimiento espontáneo de los apetitos sensitivos hacia lo que la imaginación presenta como placentero y en contra de lo que presenta como doloroso. La concupiscencia incluye también los deseos desordenados de la voluntad, como son el orgullo, la ambición y la envidia.

Aquel sudamericano mitad pederasta (al menos en nuestras cabezas), mitad solitario deprimido que necesita algo de conversación, es todo un filósofo propio del Oriental.
Para los no iniciados,el Oriental es un bar que frecuentamos por su ambiente multiracial de los bajos fondos de la inmigracion madrileña y donde se puede ver un Angola México del mundial rodeado de angoleños completamente borrachos con rastas interminables, o donde un abuelo con aspecto de mochilero rellena una quiniela con una plomada.
Ramiro no desentonaría ni lo mas mínimo en aquel lugar.Le imagino en la mesa del fondo, acompañado por una puta enganchada a la heroína, filosofando durante horas mientras bebe vino peleón y cuenta a la gente la importancia de la concupiscencia del ser.
Sin duda se trata de un concepto fundamental. No tanto como la clase , pero fundamental...
Que porqué no tanto como la clase?Pues porque la envidia,el orgullo y la ambición, son actitudes que repudio y no practico.

Quizá por todo esto frecuentamos el Oriental, o quizá porque los minis valen 2.50 ...
« Home | Next »
| Next »

2:49 p. m.

la clase s como la blanca
una vez la pruebas t enganxa,
e incluso sn probarla....
t cala dentro.
oriental 4ever  



9:16 p. m.

El gran amor de ramiro eran, sin duda, los seres. Habría dado cualquier cosa por follarse a una mente (como en Martín H) pero en el fondo lo que nos quería enseñar era que su güiski y su hierba hacían muchos amigos.
El grupo del que hablo... no se, creo que empieza con "ma" y acaba con "ga".
Besetes champion.  



» Publicar un comentario