<body><script type="text/javascript"> function setAttributeOnload(object, attribute, val) { if(window.addEventListener) { window.addEventListener('load', function(){ object[attribute] = val; }, false); } else { window.attachEvent('onload', function(){ object[attribute] = val; }); } } </script> <div id="navbar-iframe-container"></div> <script type="text/javascript" src="https://apis.google.com/js/plusone.js"></script> <script type="text/javascript"> gapi.load("gapi.iframes:gapi.iframes.style.bubble", function() { if (gapi.iframes && gapi.iframes.getContext) { gapi.iframes.getContext().openChild({ url: 'https://www.blogger.com/navbar.g?targetBlogID\x3d29423935\x26blogName\x3dLos+paraisos+artificiales\x26publishMode\x3dPUBLISH_MODE_BLOGSPOT\x26navbarType\x3dBLACK\x26layoutType\x3dCLASSIC\x26searchRoot\x3dhttps://losparaisosartificiales.blogspot.com/search\x26blogLocale\x3des_ES\x26v\x3d2\x26homepageUrl\x3dhttp://losparaisosartificiales.blogspot.com/\x26vt\x3d-5714309486976387706', where: document.getElementById("navbar-iframe-container"), id: "navbar-iframe" }); } }); </script>

Historias de Fnac (El Pensador)

Y allí está, sentado sobre una tarima de tapizado azul con un ejemplar de "Laura y Julio ", el último libro de Juan José Millás.
Su vida es un completo desorden, caminos que se entrecruzan como las raíces de los árboles, o como un guión de Arriaga. Quizá por eso lee a Millas, su literatura es conceptual, simple y repleta de buenas frases que dan que pensar.
A su derecha un chico joven lee El Principito mientras balbucea y levanta la cabeza con los ojos en blanco, debe ser esquizofrénico o padecer cualquier tipo de patología dual. A su izquierda un vagabundo deja al descubierto su pijama mientras lee un libro de letras diminutas, acaricia su cabeza y se bambolea acunándose. En frente una chica de aspecto retro, pelo moreno y Converses toma notas sobre un papel en blanco mientras hojea sin parar guías de Londres. Fuera, en el pasillo, dos chicas cualquiera hablan sobre la importancia de Rodin en la escultura neoclásica francesa.
Entre Lauras, Julios y aquella canción que no para de sonarle en su cabeza, Él, piensa que el vagabundo está allí porque en la calle hace frió, que su libro es uno de esos de "hazte millonario en una semana" y que su olor denota varios días sin poder lavarse. También piensa que el chico que lee El Principito quizá esté así por leerlo tanto, y que aunque sea uno de sus libros favoritos jamás volverá a hojearlo por miedo a volverse loco.
La chica es preciosa sus pechos son perfectos, su abandono la hacen sexy, no puede parar de mirarla, la lectura ha pasado a un segundo plano, no piensa en el "pasadopresente" de ella, sino en un posible futuro junto a ella.
Se acerca lentamente para susurrarle: " Estoy perdido, ¿para cuando tu viaje? Conozco bien Londres no necesitaríamos guías, y prometo que subidos en un autobús rojo te sentirás tan feliz que recordarás cada una de las palabras que acabo de pronunciar..."
Ella, levanta sus ojos,gira su cabeza y susurra: " Siéntate que van a pensar que estás loco.Tanto como el chico que lee el principito, que además seguramente esté así por no parar de hacerlo. Necesitas alguien que te acune, o sino aprende a hacerlo como el vagabundo, y sí, yo también te he analizado, me iba a acercar a decirte que, te concentres en el libro, que no soy real, que soy Laura..."
« Home | Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »
| Next »

11:37 a. m.

tio! te he dejado ya 3 comentarios y no m publica ninguno! creo q ahora si me deja, pero ha perdido su gracia. jaja
te decia algo asi como que en esas peceras de la fnac se ve a gente de lo más auténtica. Graaaandes! Incluso a alguna de esas con las convers  



» Publicar un comentario